Peregrini sive pauperes sive divites a liminibus sancti jacobi redientes, vel advenientes, omnibus gentibus caritative sunt recipiendi et venerandi.
Nam quicumque illos receperit et diligenter hospicio procuraverit, non solum beatum jacobum, verum etiam ipsum dominun hospitem habebit.
Ipso domino in evangelio dicente: “Qui vos recipit me recipit”.

Los peregrinos, pobres o ricos, que vuelven de Santiago o se dirigen allí, debe ser recibidos con caridad y respeto por todos.
Pues quien les reciba y hospede con esmero tendrá por huésped no solamente a Santiago sino también a Nuestro Señor.
El cual dijo en el Evangelio: “el que a vosotros os recibe a mí me recibe”.

Codex Calixtinus, capítulo 11.