Villavante

MOLINO GALOCHAS | CASA RURAL LEÓN

Villavante es un bonito pueblo agrícola, situado a 30 kilómetros de León, atravesado por el Camino Francés, muy transitado por peregrinos durante todo el año. En nuestro pueblo,  encontrarás la Casa Rural de León El Molino Galochas, también podrás visitar la bonita Iglesia del s. XVII dedicada a Nuestra Señora de la Purificación o como se la conoce popularmente la Virgen de las Candelas. También podrás visitar Astorga, rica tanto por su aportación arquitectónica como gastronómica.

Villavante extiende su terrazgo entre el Páramo leonés y la Ribera del Órbigo. Según algunas hipótesis, es muy probable que su asentamiento humano tuviera lugar durante la repoblación, en el s. X, aprovechando un poblado antiguo en ruinas y debido a su proximidad con la calzada romana que atravesó el pueblo para unir Las Médulas con Tarragona. Atendiendo a estos datos surge otra hipótesis referente a su toponimia; según ésta el nombre de Villavante es mozárabe y debe su denominación al repoblador que tomó estos campos. El significado de “villa” continua siendo el mismo, latino, una simple explotación o granja; el nombre del repoblador bien podría ser Abanto, Banto o Aventi, que con el tiempo dio lugar a Benavente y Villavante. Esta hipótesis parece ser corroborada por un documento de compraventa fechado en el año 1.442, en el que se cita el nombre de “Villabantez”. Desde la Edad Media pasa por el pueblo el Camino Francés, aprovechando la calzada antes citada, que se desvía del de Santiago en La Virgen del Camino para unirse al mismo en el Paso Honroso. En esta época, con la repoblación, surgen numerosos centros monásticos.

MOLINO GALOCHAS | CASA RURAL LEÓN

En Villavante, según algunos documentos históricos y testimonios que nos han sido transmitidos, existieron dos monasterios o conventos; el uno situado en término de la Milla del Páramo y el otro en término de S. Martín del Camino, cercano a la Presa Cerrajera y la Nacional 120 (León – Astorga). Respecto a éste último, la toponimia de Villavante, tan rica por su herencia, denomina a este lugar “Las Encerradas”, debido seguramente a la existencia de un convento de clausura, como apuntábamos. También hemos de apuntar la existencia de una ermita, ubicada en el campo, cuya advocación era de La Cruz, según hayamos en un testamento del año 1.616. En el s. XIII, según fuentes históricas, llegó a Villavante un pequeño caudal de agua, muy útil para el riego, aprovechando las vertientes del agua sobrante de la Presa “Zarraguera” de Sta. Marina del Rey, lo que le costó a todos los pueblos de Sta. marina para abajo varios pleitos con ésta. Respecto al origen de la Presa Cerrajera existe una leyenda amorosa, de origen moro, que acecha la construcción de ésta a la historia ente Aliatar, hijo del alamín de la Ribera, y Zaida, hijo del alamín del Páramo. A finales del s. XIX (sobre 1.866) Villavante sufre un cambio en la economía de sus cultivos debido a la línea de ferrocarril que atraviesa al pueblo para unir La Coruña con Plasencia. Este hecho fue de gran relevancia ya que permitiría, años más tarde, el transporte de cargas de remolacha hacia la azucarera de Veguellina de Órbigo. MOLINO GALOCHAS | CASA RURAL LEÓNFue en 1.981 cuando el tren paró por primera vez en Villavante para recoger viajeros. Además de dedicarse al campo, Villavante fue importante en el pasado, debido a que albergaba varias industrias artesanales relacionadas con el tejido del lino. También tuvo varios molinos harineros (tres), de los cuales se conservan en buen estado dos, el de “Chinelas” y el de “Galochas”, hoy convertido en la  casa rural que podéis visitar.

No podemos olvidarnos de su iglesia dedicada a Nstra. Sra. de la Purificación, conocida popularmante como La Virgen de las Candelas. Su planta forma una cruz, de la cual los laterales datan del s. XVII y el resto del año 1.905. Alberga varias imágenes y tallas degran sutileza y hermosura como la del Ecce Homo o la Virgen del Rosario. En la actualidad Villavante se caracteriza por ser un pueblo agrícola y ganadero, aunque muchos de sus vecinos trabajan fuera del pueblo en otros sectores.  Es famoso porque en él se celebra anualmente, cada primer domingo de agosto, un Encuentro de Campaneros, que alberga a maestros campaneros llegados de todos los rincones de la península. En éste se recrean toques de campanas como el de alborada, oración, rogativas, muerte, etc. Celebra sus fiestas el dos de febrero, Las Candelas, patrona del pueblo,y la santísima Trinidad, después de Pentecostés (ambas se trasladan al fin de semana más cercano).